28 dic. 2006


Recoñecemento a Bóveda e ás vítimas do franquismo no Parlamento Galego

Curiosos os xornais de hoxe: cadaquén conta a feira como lle foi nela. Seica o Parlamento Galego aprobou un certo recoñecemento das vítimas do franquismo e de Bóveda particularmente, cos votos do BNG e PSdG-PSOE e un certo apoio parcial (?) do PPG. Galicia Hoxe cóntao así.
As páxinas galegas de El País (non accesibles dende a rede, creo) insiste máis na postura negativa do PPG, con este titular: "Los populares se niegan a apoyar la reparación de las víctimas del franquismo". E o subtítulo: "El Parlamento pide que no haya centros públicos non nombres de figuras de la dictadura". Segundo El País, o seu portavoz dixo que a iniciativa era revanchista, sectaria e maniquea e que podía reabrir feridas e friccións pechadas na Transición. Pola súa banda o Faro de Vigo titula: "El Parlamento, con la abstención del PP, insta a resarcir a las víctimas de Franco". En fin, que hai que ler todos os xornais para saber qué pasou no Parlamento e aínda así tampouco me quedou demasiado claro.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

En A Caeira en Poio, érguese dende hai anos un monumento en lembranza de Boveda que foi fusilado alí. O que me doe e non entendo, e que ali mesmo foron fusilados moitos pontevedreses anarquistas, socialistas ou xentes honestas sen máis. ¿Por que só está Bóveda nese monumento? ¿ por que non están inscritos na pedra todos os que alí foron fusilados?

Trebi dijo...

De páxinas galegas El País (sí accesibles dende a rede),hoxe ya entrara nesa noticia.Aclaro por sí e de interese, pinchar en: Galicia- que ven en apartado- ESPAÑA.

Modesto Fraga dijo...

A verdade é que a información varía moito en función de quen a conte, e máis aínda tratándose dos medios de comunicación. Se a isto lle engadimos que hoxe, día dos santos inocentes, non é a mellor data para darlle credibilidade a case nada, pois...qué queres que che diga!
O único que, polo que se extrae da confusión informativa, os de sempre continúan a boicotear a democracia, a liberdade, os dereitos da nosa cidadanía. Pero en fin...

anónimo político-cultural dijo...

La Voz de Galicia di isto:

La Voz de Galicia: 28/12/2006
El Parlamento gallego reclama el reconocimiento de todos los represaliados por el franquismo
(la voz | santiago)
El Parlamento gallego aprobó ayer una proposición no de ley presentada por el BNG para la rehabilitación jurídica, personal y moral de Alexandre Bóveda y de todos los asesinados y represaliados por el régimen franquista y para anular los consejos de guerra a los que fueron sometidos. Asimismo, la Cámara instará a la Xunta a adoptar medidas para reparar económicamente a las víctimas y para retirar progresivamente de los edificios y centros dependientes de la Administración gallega denominaciones que hagan referencia a figuras o hechos relacionados con el franquismo.
Esta iniciativa fue aprobada con los votos favorables del BNG y el PSdeG, mientras que el PPdeG se abstuvo salvo en el punto -que apoyó- referido al acuerdo del Parlamento para hacer un reconocimiento especial a la figura de Alexandre Bóveda, teniendo en cuenta su participación en el impulso al Estatuto de 1936.
El portavoz del BNG, Carlos Aymerich, defendió la proposición no de ley afirmando que «os galegos temos dereito á xustiza e á verdade» porque, en su opinión, sólo se puede pasar página después de haberla leído. Aymerich aseguró que no se trata de cuestionar la transición a la democracia ni de revanchismos, sino de «fixar a verdade histórica». Tras aludir a Bóveda como ejemplo «válido para todos» de ética y compromiso, Aymerich preguntó si existe alguna otra tradición galleguista en la que sea posible ponerse todos de acuerdo.
El portavoz socialista, Francisco Cerviño, afirmó que la memoria «non é un acto de vinganza senón de xustiza»; y el del PPdeG, Maximino Rodríguez, tras reprobar la iniciativa del BNG por sectaria, pidió que la reparación de la memoria histórica se extienda a todas las víctimas de la Guerra Civil.

anónimo político-cultural dijo...

El País cóntao así:

Los populares se niegan a apoyar la reparación de las víctimas del franquismo
El Parlamento pide que no haya centros públicos con nombres de figuras de la dictadura

FERNANDO VARELA - Santiago - 28/12/2006

El Partido Popular no quiso ayer apoyar en el Parlamento de Galicia una resolución que propone a la Xunta adoptar "medidas encaminadas a reparar económicamente a las víctimas gallegas de la represión franquista". La propuesta, que salió adelante con los votos del PSdeG-PSOE y del BNG y la abstención del PP, formaba parte de una iniciativa más amplia promovida por los nacionalistas que trataba de promover el reconocimiento de las víctimas en general y de Alexandre Bóveda, uno de los padres del Estatuto de 1936, en particular.

La noticia en otros webs
webs en español
en otros idiomas
El PP sólo aceptó respaldar el último de los cinco puntos que formaban parte de la proposición no de ley, que compromete al Parlamento a "hacer un reconocimiento especial de la figura de Alexandre Bóveda, teniendo en cuenta su notable participación en el impulso y elaboración del Estatuto de 1936".

El partido de Alberto Núñez Feijóo, sin embargo, no halló motivos para respaldar "la rehabilitación jurídica, personal y moral de Bóveda y de todos los asesinados y represaliados por defender la legalidad democrática, las aspiraciones de autogobierno de Galicia y la justicia social". Tampoco para pedir al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que inicie "las acciones necesarias que permitan la anulación de los consejos de guerra a que fueron sometidos".

La propuesta apoyada por socialistas y nacionalistas con la abstención del PP pide también a la Xunta que promueva iniciativas con el fin de dar a conocer "los valores éticos y políticos encarnados" en Bóveda y "en los demás compatriotas asesinados y represaliados por el franquismo". Y reclama, por último, la retirada progresiva en edificios y centros dependientes de la administración gallega de "denominaciones que hagan referencia a figuras o hechos relacionados con el franquismo".

El PP justificó su postura con el argumento de que la recuperación de la memoria histórica debe incluir "a todas las víctimas" con independencia de sus posiciones ideológicas. El portavoz popular, Maximino Rodríguez, calificó de "revanchista" la iniciativa y aseguró que apoyarla supondría caer en "la misma imposición sectaria y maniquea del régimen franquista". Además, aseguró, "reabrir heridas puede conducir a fricciones e incluso a fracturas sociales que se consideran superadas por la Transición". Rodríguez razonó que "el concepto de víctima no puede ser exclusivamente ideológico, partidista o político; el concepto de víctima es un concepto humano".

Heridas abiertas

Carlos Aymerich, en nombre del BNG, negó que en Galicia se pueda hablar de víctimas de la Guerra Civil porque en territorio gallego no hubo propiamente guerra, sino una ocupación militar que sólo causó víctimas de un lado. "Eso no ha sido reconocido y esas heridas no están cerradas. No se puede pasar página si la página no se quiere leer", advirtió.

El portavoz nacionalista subrayó la grandeza histórica y ética de Alexandre Bóveda y se preguntó qué clase de galleguismo defiende el PP. Tienen que elegir, emplazó Aymerich, entre Bóveda y la revindicación de Pinochet que hizo Manuel Fraga. "¿Tanto les cuesta condenar el régimen de Franco?", preguntó.

La proposición no de ley sí logró el respaldo del Partido dos Socialistas de Galicia. Su portavoz, Francisco Cerviño, además de leer detalladamente un resumen de las consecuencias que la represión franquista tuvo para toda clase de personas en los años que siguieron a la asonada militar de 1936, defendió la necesidad de llevar a cabo una "compensación histórica", un "ejercicio saludable que completa la transición".

anónimo político-cultural dijo...

Esta noticia que aparece hoxe en "El País" merece inscribirse na historia universal da infamia.


Unamuno continúa siendo "celestina" y "antipatriota"
El PP rechaza dejar sin efecto el acuerdo municipal que expulsó al escritor de su escaño de concejal en Salamanca

IGNACIO FRANCIA - Salamanca - 29/12/2006

Apenas unas horas después de que el general Millán Astray golpeara con furor la mesa con su única mano -al tiempo que gritaba "¡Viva la muerte!" y "¡Mueran los intelectuales!" mientras se oía el deslizamiento seco de los cerrojos de fusiles de la guardia en el paraninfo de la Universidad de Salamanca- el rector viejo pero vigoroso que se enfrentó al general y a su gente con la afirmación de "venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta; pero no convenceréis", Miguel de Unamuno, también fue expulsado de su escaño de concejal en el Ayuntamiento de la ciudad.
La moción socialista también rehabilitaba a los concejales republicanos asesinados
El grupo popular impidió ayer en el pleno municipal, como solicitaba el grupo socialista, dejar sin efecto de forma simbólica el acta con la moción insultante y vejatoria que sirvió para arrojar al pensador del escaño para el que había sido elegido por los ciudadanos.
El último día del año se cumplirán 70 años del fallecimiento de Unamuno, y ayer, antes de la conmemoración, una moción del grupo socialista en el pleno planteó "dejar sin efecto la moción aprobada en sesión secreta de la corporación municipal celebrada el 12 de octubre de 1936 por la que se destituyó a D. Miguel de Unamuno y Jugo como concejal de este Ayuntamiento".
Pero el grupo popular de gobierno replicó que detrás de esa propuesta latían "unas intenciones que sólo pueden contar con nuestro más absoluto rechazo". Las intenciones que sigue "la estrategia nacional del PSOE, con la premisa básica de aislamiento del PP" tienen "cuatro líneas de actuación muy claras", en palabras del portavoz popular, Fernando Rodríguez: el Estatuto de Cataluña, la agresión a las creencias mayoritarias de los españoles, la rendición del Estado y de la democracia ante ETA-Batasuna y la llamada "recuperación de la memoria histórica". La moción también reivindicaba la dignidad de los concejales republicanos desposeídos de sus puestos, de los cuales cuatro, incluido el alcalde, fueron fusilados al comienzo de la Guerra Civil.
El acta que se proponía dejar sin efecto (y que seguirá como acuerdo municipal firme) estableció por unanimidad que Miguel de Unamuno, por "su descortesía rencorosa" en el acto académico de la Fiesta de la Raza había incurrido "en un caso de incompatibilidad moral corporativa, de vanidad delirante y antipatriota actuación ciudadana".
Por todo ello, el autor de la propuesta, el concejal Rubio Polo, reclamó en sesión secreta que al rector se le arrojara de la Corporación. Y lo propuso "por España, en fin, apuñalada traidoramente por la pseudo-intelectualidad liberal-masónica cuya vida y pensamiento [...] sólo en la voluntad de venganza se mantuvo firme, en todo lo demás fue tornadiza, sinuosa y oscilante, no tuvo criterio, sino pasiones; no asentó afirmaciones, sino propuso dudas corrosivas; quiso conciliar lo inconciliable, el Catolicismo y la Reforma; y fue, añado yo, la envenenadora, la celestina de las inteligencias y las voluntades vírgenes de varias generaciones de escolares en Academias, Ateneos y Universidades".
"¿Está usted acusando a los profesores, al claustro de la Universidad de Salamanca, de romper algo respecto al consenso de convivencia de los ciudadanos españoles?". Era la pregunta que le hizo ayer el portavoz socialista, Fernando Pablos, al dirigente popular al recordarle el homenaje que la institución académica rindió el pasado día 11 a sus profesores y alumnos asesinados y represaliados durante la Guerra Civil y la dictadura. Y precisamente cuando uno de los homenajeados era el alcalde de Salamanca y también catedrático de Anatomía Casto Prieto Carrasco.
El portavoz popular replicó que a Unamuno "nadie tiene que rehabilitarlo en esta ciudad, como si no lo estuviera ya". Pero el socialista señaló que el día 31, cuando el alcalde y concejales populares acudan a la escultura del rector, obras de Pablo Serrano, para rendirle homenaje a los 70 años de su muerte, además de tener que explicar su decisión a los familiares, demostrarán "ser campeones en la hipocresía".
El 12 de octubre de 1936, en el acto del paraninfo de la Universidad, entre el furor de profesores y militares contra el rector, fue la mujer de Franco, Carmen Polo, quien sacó del brazo a Unamuno, junto con el obispo Enrique Pla y Denielentre el acoso de falangistas, y lo condujo a su casa. Aquella tarde fue expulsado del Casino. Horas después fue destituido como rector.
No había podido aguantar más, y estalló. Habían fusilado a sus amigos salmantinos Prieto Carrasco, Andrés y Manso, al alumno predilecto y rector de Granada Salvador Vila, en la cárcel estaban sus íntimos Filiberto Villalobos y el periodista José Sánchez Gómez, éste a la espera de ser fusilado, y en la mano tenía la carta con la amenaza de muerte al pastor protestante Atilano Coco. No volvió a salir de casa y al abrigo de la camilla sobre la que asentó su cabeza al morir comenzó a tejer su última obra: El resentimiento trágico de la vida.

marcos valcarcel dijo...

Bóveda merece ese monumento en Poio. Pero tamén todas as outras vítimas socialistas, comunistas, anarquistas, demócratas, republicanos de esquerda, etc. Estou de acordo coa primeira intervención. E tal esquencemento pode ser aínda reparado.

Leituga 1 dijo...

O do PP en Salamanca non ten nome. Dá noxo.