25 may. 2009



Contrabando.
Yolanda López.La Región.24.05.2009
Un documental proyectado recientemente en Ourense sobre la raia, devuelve vida a tiempos felizmente fenecidos. Está contada desde la perspectiva de una joven portuguesa que, a su vez, introducía la historia -tan común- de su propia abuela y la relación de las gentes de ambos lados de la frontera lusoespañola con el contrabando o estraperlo, como se denominaba en los tiempos duros, que llegaron hasta bien entrados los años setenta, para ambos países.

En la década de los años cuarenta del pasado siglo ni en Portugal ni en España había otra cosa que despensas vacías y miseria por todas partes. Los productos básicos, racionados, no alcanzaban para llenar los estómagos ansiosos de alimento. Buscar o cambiar productos intervenidos dio lugar al estraperlo, que es un término surgido en la República, acrónimo de los tres fundadores de un juego fraudulento con ese nombre introducido en España en esa época.

El trabajo ‘Mulleres na raia’, dirigido y producido por Diana Gonçalves, devuelve a la actualidad épocas felizmente fenecidas en las que la miseria y el hambre obligaban a las familias a luchar por la supervivencia de cualquier forma posible. En las áreas más cercanas a la frontera, la actividad más a mano -no hacía falta patrón que proporcionase el trabajo- era el tráfico de mercancías de todo tipo de un país a otro. El negocio era bien simple: comprar en un sitio lo que no había en el otro o, también, comprar barato aquí para ganar unas perras del lado de allá...
Artigo completo.

4 comentarios:

lobo neghro dijo...

Aviso: eu non dou procesado tanta información no blog. Vade piano, please.

Sonvos un bicho,e o ler e escribir sonme actividades totalmente artificiais.

Non sei que carafio de circuitos e neuronas especializadas noutras tarefas utilizades para cumplir con esta nova necesidade. Que lle queredes?.
E mirade, nobles simios-sapiens, cantas horiñas lle dedicades a tan artificiosas tarefas.
Antes "temprano que tarde" desaparecerán da faz da terra. De feito é cotiá entre poucos, menos dos que pensades. E se considerades, eu mesmo son a primeira xeneración, de entre centenares de elas, que foi entrenado para tal tontería.

Ler e escribir son actividades totalmente artificiais.

Etxe dijo...

Ten razón o lobo.

Anónimo dijo...

O Lobo sempre ten razón menos cando ouvea.

lobo neghro dijo...

Xa o dí moi ben a cantiga galega aquela:
"ouvear ouvearei, loghiño de clarear..."