5 jun. 2007

En poleiro alleo
Monxardín pregúntase de quén son as siglas dos partidos políticos. Xosé M. Sarille xustifica o peche dun canal de TV venezolano por ser golpista. Pola súa banda infórmase da edición dun epistolario de Dionisio Ridruejo, personaxe do que se falou aquí hai unhas semanas.

Siglas políticas (Afonso Monxardín en Galicia Hoxe)

O cerre de Radio Caracas Televisión (Sarille en El Correo Gallego)

Dionisio Ridruejo, o fillo contrariado de Franco (Galicia Hoxe 6 xuño)

21 comentarios:

Moralla dijo...

Desculpas por entrar en polleiro sempre alleo e masculino,
tes o meu enderezo, é que non me chegou a revista Raigames.
Bueno nono pasa nada, xa consiguerei o enderezo da mesma
Unha aperta :-)

marcos valcarcel dijo...

Moralla. Podes dirixirte a
escdanza@depourense.es
E poño aquí a mensaxe porque pode haber outros interesados/as nesta valiosa revista sobre a nosa cultura popular.

marcos valcarcel dijo...

Comunícolles que tivemos visita "triplicada" dos trolls: insultándome a min e a todos/as os contertulios. Obviamente, tal tipo de pailanadas serán borradas sistematicamente, como é norma da casa.

Xosé M. González dijo...

Pois, que conste: se as aldeaxes van personalizadas, faríame ilusión coñecer as miñas. Pero o amo da casa, xaora, marca as regras e fai ben.

Por certo... alguén sabe algo do Arume?

a.p.-c. dijo...

Jopé (sic.), amigo Valcárcel, que a min tamén me fai ilusión coñecer eses insultos.


(Para González: eu podo tratar de enterarme, mais é mellor preservar a intimidade)

Anónimo dijo...

Permítome comentarlles que o moi estimado Arumes está ben.Hoxe mesmo falei con el.Nun par de días estará listo para despregar os seus comentarios ,sempre elegantes e intelixentes.

Anónimo dijo...

Alégrome moito do de Arume: o certo é que xa nos tiña preocupadores, sabedores de que tiña "revisión no taller". Que descanse e logo volveremos a gozar da súa palabra e das súas suxerencias sempre de interese.
Respecto do "troll", dicirlles só que os insultos eran colectivos, para todos e resumíanse en dicir que somos un tipos listísimos pero aburridos e "unha panda de gili...". E non lle imos dar máis veces o gustazo de reproducir as súas babecadas. (Marcos de Auria)

Xosé M. González dijo...

Pois grazas ao troll polo interese, pola consideración intelectual e que busque experiencias intensas noutra parte, non precisará que eu lle dea enderezos.

Ao Arume, se alguén lle pode levar saúdo que o faga, xa que soubemos. Se non, ata que volva.

a.p.-c. dijo...

Saúdos e apertas para o amigo Arume, certamente sempre elegante e intelixente.

Etxeokeai dijo...

Non sei de que vai a película, pero se todos lle enviades saúdos e apertas a Arume, por non sei qué dunha chapistería, eu tamén. Saúde, kamarada

Xosé M. González dijo...

Élle por isto. Supoño que non é indiscreción traelo aquí.

marcel swann dijo...

Desde este foro esiximos a pronta recuperación e regreso da ITV do contertulio Arume. Seguro que non é nada.

Leituga 1 dijo...

Entérome agora mesmo do de Arume. Xa lle deixei unha mensaxe no seu blog. Que volva pronto e ben.

marcel swann dijo...

Como sómo-los galegos. Os dunha bisbarra non se entenden cos doutra, e aínda non temos claro nin como hai que escribir nin o nome do país.
Estiven vendo un foro no que alguén animou aos participantes a facer unha homenaxe á bandeira galega...
Ben, parece que cada un ten a súa. A duns é a branquiceleste (a de toda a vida). A doutros ten unha estrela de cherif, e aínda a un grupo que lle pon unha copa, unha oblea, unhas cruceciñas e algo que parece a coroa (real? do real madrid?)
Ai, ghesús.

arume dos piñeiros dijo...

Moitas e emocionadas gracias. E Gracia é o apelido do editor do epistolario de Ridruejo, non Graza, como por traducción exacta (ou non) fixo Galicia-hoxe. Por certo, poden seren interesantes as cartas con Torrente pois algunhas son inéditas, quitadas da Fundación coa sé na rúa do vilar compostelá, onde estivo o combativo (e non sempre ben admitido) Jordi Gracia.

a.p.-c. dijo...

Ninguén dixo nada sobre o artigo de Sarille. Direi eu algo.

O tema é complicado, desde logo. Mais achar a definitiva clarificación do asunto cunha simple ollada a un vídeo non parece como moi rigoroso que digamos.

Creo lembrar que a Sarille o suspenderan nun exame de historia, non?

Xosé M. González dijo...

Arume, gaudeamus igitur.

Etxeokeia dijo...

Ola Arume. Benvido.
Pois sobre o Gracia/Graza e os disparates dos tradutores automáticos en mans pouco péritas.

Unha vez chegoume unha carta da Xunta, co logo de Vicepresidencia, falando dun acto na casa de Galicia en Madrid, no que o seu director, Alfonso Sobrado Pombeiros... Un día que me cadrou estar co Sobrado Palomares conteillo e case escacha coa risa.
Tamén me teñen chedado cousas que incluían un suposto Enderezo Xeral, por Dirección Xeral, etc.
Hai que andar con ollo.

Anónimo dijo...

La sombra de Dios es contrahecha

Félix de Azúa

Revolviendo en los libreros de viejo encontré hace poco una pieza estimable: The God that failed, volumen editado por Richard Crossman en 1950 que contiene seis historias: las de seis conversos al comunismo que acabaron abominando del mismo. ¡Pero vaya conversos! Arthur Koestler, Stephen Spender, Louis Fischer, Richard Wright, André Gide e Ignazio Silone cuentan cómo entraron en el Partido y por qué lo abandonaron. El año de edición, en los comienzos de la guerra fría, lo determinó como "panfleto de la CIA" entre los progres, de modo que solo ahora he podido leerlo sin gafas negras. Es fascinante.

Puede parecer literatura arcaica y en cierto modo lo es, aunque en algunos países se mantenga vivo el comunismo más vetusto, como en Cuba o Corea del Norte. Sin embargo, es una lectura instructiva porque muestra la permanencia de un sistema manipulador y represivo, adaptado al medio actual en partidos como Batasuna y similares. Hay, además, una herencia de totalitarismo inconsciente que permanece intacta en España y Latinoamérica.

Las seis historias son apasionantes. El húngaro apátrida, el señorito anglosajón, el periodista americano, el negro del Misisipí, la máxima celebridad literaria europea (entonces) y uno de los fundadores del Partido Comunista italiano no pueden ser más distintos y, sin embargo, la melodía de su canción es la misma. Aquello que les llevó al Partido fue un acto de generosidad y entrega, el dolor de una injusticia intolerable, el abuso depredador de los poderosos, la hipocresía y el egoísmo de los magnates, la inadmisible miseria de los desvalidos, el cinismo de los políticos, el ascenso del totalitarismo.

Asombrosamente, esos fueron también los motivos que les llevaron a abandonar el Partido y en algunos casos a luchar denodadamente contra su influencia: el cinismo de los estalinistas, la criminalidad del sistema, el totalitarismo soviético, la corrupción de los cuadros, la inmoralidad de los camaradas. Y otro elemento que a veces se olvida: la beocia absoluta del ideario y la ineficacia colosal de su aplicación.

De todos, el mejor armado para explicar la historia es Arthur Koestler, no solo por su calidad literaria (¡qué cursi queda el pobre Gide al lado del perfectamente actual Koestler!), sino sobre todo por la agudeza de su pensamiento. Koestler ha relatado luego sus años comunistas en los volúmenes autobiográficos, pero en este breve relato de apenas 50 páginas hay una frescura, una espontaneidad, admirables. Todavía estaba vivo el dolor de la ruptura, el abatimiento de la decepción. Aún vivían algunos amigos cuyo nombre no podía mencionarse porque seguían en la URSS. Todos ellos acabaron siendo asesinados.

Aunque es imposible dar cuenta de toda la información que ofrece Koestler, hay puntos relevantes para la política actual. El principal es que, como intuyó Dostoievski, no hay fuerza que induzca mayor unidad gregaria que el crimen compartido. Era precisamente el conocimiento de las monstruosidades de Stalin lo que mantenía la cohesión del grupo de cómplices. De no haber habido millones de víctimas, quizá en algún momento se habría podido proceder a la sustitución del tirano, pero los cuadros del Partido sabían que la desaparición de Stalin arrojaba una montaña de cadáveres sobre sus cabezas.

El segundo punto es la fe como estupefaciente del alma atribulada. El sentimiento religioso de los comunistas es asunto conocido. Koestler cree que el comunismo hizo estragos mayores en los países de tradición católica, habituados a la sumisión, que en los de tradición protestante, donde hay más recursos contra la arbitrariedad. No estoy seguro. En la Alemania del norte cundió el comunismo prebélico, aunque es cierto que estaba potenciado por el ascenso de los nazis. El beneficio principal de la fe es que el atribulado puede dormir en paz: hay un Ser Supremo que sabe con toda exactitud lo que debe hacerse. Y solo hay un pensamiento posible: el nuestro. Koestler habla con ironía de la distinción entre "pensamiento mecánico y pensamiento dialéctico" que usaban los jefes de célula para adormecer a los acólitos. Todo lo que proponía el Partido era dialéctico, y cualquier argumento que se apartara un milímetro era mecánico. Sobre todo cuando lo que planteaba el Partido era idéntico a lo que proponían los nazis. El pensamiento de un nazi era mecánico, pero el mismo pensamiento se convertía en dialéctico si lo decía un comunista. Lo único que aterra a quien vive sumido en una fe, dice Koestler, es perderla.

El tercero es la convicción de haber sido iluminado por una verdad oculta que convierte a quienes la ignoran en socialfascistas, pequeño burgueses sin seso, lacayos del imperialismo o cualquier otro calificativo que se le dé al hereje. La bunkerización ideológica, tan feroz entre los etarras, expulsa del grupo a cuantos tengan la pretensión de pensar por sí mismos. Es el filtro que garantiza que todos los camaradas son almas muertas sin cerebro ni voluntad.

Justificar la mentira, la deshonestidad o el crimen, compartir una fe gregaria y estar en posesión de la única verdad me parecen elementos totalitarios que no han variado ni un milímetro desde 1950. Incluso entre tanta gente que se cree demócrata.

Artículo publicado en: El Periódico, 22 de mayo de 2007

Anónimo dijo...

Bueno.Vale.Un brindis (cerveza) por Koestler que xa sabedes como acabóu.Faltan por escribir moitos "el cero y el infinito".Relatos que se poden leer case de un tirón e que equivalen a verdadeiros tratados de análisis histórico...
De todas formas,de Koestler o libro que máis me influiu pra miña vida persoal foi "Las raíces del azar"

O Troll ágrafo

Anónimo dijo...

Eu tamén me sumo a desexarlle boa recuperación a arume...
Arume: Espero que non sexa unha somatización do disgusto do pasado domingo.Tranquilo,home,que non é "o acabamento do mundo".Menudo número.A mín o oito sempre me deu mala espiña...

O Troll ägrafo