5 feb. 2008


Momentos de verdade
Andoliña martes 5 febreiro

Seguín a gala dos Goya na noite do domingo por TVE. Aínda que non vin a maioría das películas que concursaban, as referencias que tiña de cada unha delas servíronme para facer a miña quiniela de premios, que ó cabo foi bastante atinada: non houbo grandes sorpresas. Como se agardaba, El orfanato saíu ben parada, pero non arrasou. Por parte galega, un novo éxito para Filmax: a miña noraboa. Non me convence moito o humor do señor Corbacho coas súas parodias nestas galas, pero quizais sexa problema meu: o discurso da falsa González Sinde, cos datos sacados do Google, si que estivo ben simpático.
Na gala houbo algúns momentos de verdade, por riba do artificio escenográfico. Por exemplo, o discurso de Alfredo Landa, inconexo e incoherente: oxalá fose só pola emoción. E a entrega do premio a Invisibles, o documental patrocinado por Javier Bardem e impulsado por Médicos Sen Fronteiras: as súas últimas vítimas en Somalia foron tamén relembradas e o escenario encheuse de verdade e dignidade. E a emoción chegou tamén ó remate da gala, co premio á mellor fotografía, cando o galardoado, José Luis Alcaine, recitou de memoria trece nomes de muller: vítimas inocentes, as Trece Rosas.

1 comentario:

marcos valcarcel dijo...

DESPOIS DE MANDAR A ANDOLIÑA, onte ás 17 h., lía isto no blog de JUAN CRUZ, que dialoga coa miña columna:
04 febrero, 2008 - 07:39 - Juan Cruz
Trece rosas
El gesto de José Luis Alcaine, el director de Fotografía de Las trece rosas, al recoger su Goya, fue para mi lo más emocionante de la noche del cine español, que ya comentaron algunos de ustedes anoche. La relación de los nombres de esa tragedia de la guerra civil es un símbolo muy grave de aquel hecho que forma parte de lo más dramático que ocurrió desde el 36 al 39 y durante muchos años después. El líder del Partido Popular dijo ayer en Andalucía que no estaba en la campaña para hablar de lo que nos pasó hace setenta años, sino de los precios y de los hombres, por este orden lo dijo. Pues lo que sucedió hace 70 años --se cumplen el año próximo los 70 años del fin de la guerra-- sirve para que entendamos cómo estamos hoy en la vida, cómo son los hombres hoy, qué esperan de la vida, qué anida en sus gestos y en su memoria. Alcaine hizo un recuerdo minimalista, íntimo, casi secreto, y lo amplificó para que todos sepamos que tener memoria es el mejor instrumento del futuro de los pueblos.